EL IMPERATIVO DE LA ACCIÓN - Centro de Estudios Espiritas Sin Fronteras

CEESF
Aquel que ejecuta, camina delante de  aquel que sabe. Emmanuel
Fe inquebrantable es la que puede mirar cara a cara a la razón en todas las épocas de la vida.
CEESF
Vaya al Contenido

¡Gracias, Señor!

Centro de Estudios Espiritas Sin Fronteras
Publicado por en LIBRO DE LA ESPERANZA ·
Hace un siglo, convidaste a Allan Kardec, el apóstol de tus comienzos, a la revisión de las enseñanzas y de las promesas que dirigiste al pueblo, en el Sermón de la Montaña, y nos diste “El Evangelio según el Espiritismo”.
Deseabas que tu verbo, como antes, se convirtiese en pan de alegría para los hijos de la Tierra y nos llamaste a la caridad y a la fe, para que nos purificasen las esperanzas en las fuentes vivas del sentimiento.
¡Mensajes de paz y renovación iluminaron el mundo! ¡Delante de tus verdades que se desentrañaron de la letra, abandonados los reductos de sombra a que nos recogíamos, magnetizados por nuestras propias ilusiones, y te escuchamos, de nuevo, la palabra solar de la vida eterna!
Te agradecemos este libro, en que nos induces a la fraternidad y al trabajo, a la comprensión y a la tolerancia, arrebatándonos del sufrimiento de las tinieblas, por la certeza de tus permanentes consolaciones.
Gracias, Señor, no solamente por nosotros, que debemos a estas páginas las más bellas aspiraciones, en las tareas del Cristianismo Redivivo, sino también por aquellos que las transformarían en brújula salvadora, en los laberintos de la obsesión y de la delincuencia; por los que las abrazan, como ancoras de apoyo, en oscuras noches de tentación y desespero; por aquellos que, las consultaron, en los días de aflicción y desaliento aceptándoles las directrices seguras en las veredas de los sufrimientos regenerativos; por los que las transformaron, en bálsamo de bienestar y paciencia, en los momentos de angustia; por los que escucharon, junto a ellas, tu pedido de oración y de amor por el bien de los enemigos, olvidando las provocaciones que les despedazan los corazones; por los que apretaron de encuentro al pecho, para no caer asfixiados por el llanto de la nostalgia y de la desolación delante de la muerte; y por todos aquellos otros que aprendieron con ellas a vivir y confiar servir y desencarnar, bendiciendo tu nombre! ¡Oh! ¡Jesús! ¡En el luminoso centenario de “El Evangelio según el Espiritismo” en vano inténtanos articular, delante de ti, nuestra gratitud jubilosa!...
Permite, pues, agradezcamos en oración tu abnegación tutelar y, encantados ante el Libro Sublime, que te revive la presencia entre nosotros, deja que te podemos repetir, humildes y reverentes: ¡Gracias, Señor!…



sin comentarios

CENTRO DE ESTUDIOS ESPIRITAS SIN FRONTERAS

TEF. MOVIL: +34 647403606

Copyright © 2012 · Todos los derechos reservados | Política de Privacidad | Política de Cookies
Regreso al contenido