ARTICULOS - Centro de Estudios Espiritas Sin Fronteras

CEESF
Aquel que ejecuta, camina delante de  aquel que sabe. Emmanuel
Fe inquebrantable es la que puede mirar cara a cara a la razón en todas las épocas de la vida.
CEESF
Vaya al Contenido
< class="imPgTitle" style="display: block;" itemprop="headline">RECUERDOS DE LA MEDIUMNIDAD
Centro de Estudios Espiritas Sin Fronteras
Publicado por en MEDIUMNIDAD ·
Tags: MEDIUMNICO

RECUERDOS DE LA MEDIUMNIDAD


PRÓLOGO

He recibido muchas cartas, especialmente después que salió a la luz mi libro Investigando lo invisible donde relaté algo que me sucedió con relación a mi mediumnidad. Losremitentes deseaban que escribiera más sobre el tema, que en un nuevo relato pudiese esclarecer algo más del oscuro campo mediúmnico, olvidando que el mejor relato para la instrucción del espírita y del médium son los propios compendios de la Doctrina, en cuyos textos deben basarse los médiums para ejercer bien su cometido. Confieso, sin embargo, que no hubiera atendido las reiteradas peticiones que hicieron nuestros amigos y lectores si no hubiese recibido la orden superior para que lo intentase, orden que me impulsó a dar publicidad al presente volumen. Como médium jamás actué por libre iniciativa, sino fuertemente accionada por la voluntad positiva de las entidades amigas que me dirigen, pues se que el médium no representa nada por sí mismo y que jamás deberá pretender realizar esto o aquello sin antes valorar si, efectivamente, es influenciado por las verdaderas fuerzas espirituales superiores. Hace cerca de seis meses que me dijeron mis Instructores Espirituales cuando aguardaba nuevas órdenes para intentar la mediúmnidad psicográfica: “Explicarás lo que te ocurrió, como médium desde tu nacimiento. No será necesario nada más. Serás asistida por los superiores del Más Allá en lo que expongas, tus recuerdos personales serán seleccionados por ellos y escribirás bajo el influjo de la inspiración”. Por esta razón aquí está el libro Recuerdos de la mediumnidad. Estas páginas no son más que un puñado de recuerdos de mi vida de  médium y espírita y podría relatar mucho más de lo que aparece en él. Se podría decir que mi vida fue fértil en dolores, lágrimas y pruebas desde la cuna. Tal como me veo hoy, me considero un vivo testimonio del valor del Espiritismo en la recuperación de un alma para sí misma y para Dios, porque tengo la certeza que no habría vencido en absoluto en la lucha y testimonio que la vida exigía a mis fuerzas, si desde la cuna no hubiera tenido la protección vigorosa de la Revelación Celeste llamada Espiritismo. Podría relatar también aquí los recuerdos de las lágrimas amargas que derramé en mis pruebas, las peripecias y humillaciones que me acompañaron en el transcurso de la presente existencia, y a las que la Doctrina Espírita remedió y consoló. Pero para poder explicar eso sería necesario mencionar o criticar aquellos que fueron los instrumentos para el dolor de los rescates que debí realizar, sin que suponga acusaciones al prójimo como aprendí en los códigos espíritas que me enseñaron el amor, la fraternidad y el perdón. Ocultando las personas que fueron parte de mi expiación y olvidando sus actos para solamente tratar la sublime parte espírita, aquí dejo el testimonio del perdón, el único que me faltaba por presentar y que mis mentores espirituales me exigen en el presente momento. Al parecer, el presente libro es la despedida de mi mediúmnidad hacia el público ¿tendré todavía otros dictados del Más Allá? Es muy posible que no, casi con total certeza, lo que todavía puede suceder sería la publicación de antiguos temas conservados inéditos hasta hoy, ya que nunca me apresuré a publicar mis producciones mediúmnicas, teniendo en mis archivos trabajos obtenidos del Espacio hace más de veinte años. Las fuentes vitales que son vehículo de la mediumnidad, como el fluido vital, nervioso y magnético, ya se agotan en mi organización física. El mismo periespíritu se encuentra cansado, traumatizado, exhausto. Los dolores morales, renovados sin interrupción, sin jamás permitir un solo día de verdadera alegría y el prolongado ejercicio de una mediumnidad positiva que se desdobló en todas las áreas de la práctica espírita, agotaron aquellas fuerzas que tienden a disminuir y a extinguirse en todos los médiums después de un cierto tiempo de trabajo. Si así fuese, como me advirtieron mis mentores y yo misma puedo sentirlo, estaré tranquila y segura de que mi deber en el campo espírita fue cumplido entre espinos y luchas y, cerrando mi tarea
mediúmnica literaria en la presente jornada, creo que podré orar al Creador diciendo:
“Gracias Dios mío por la bendición de la mediumnidad que me concediste para rehabilitar mi espíritu culpable. La llama inmaculada que me enviaste de lo Alto, con la revelación de los puntos de tu Doctrina, a mi confiados para desarrollarles y aplicarles, te lo devuelvo, al finalizar la tarea cumplida, pura e inmaculada como la recibí: la amé y la respeté siempre, no la adulteré con ideas personales, me renové con ella para servirla, no la ensucié haciéndola incentivo de mis propias pasiones, no fui negligente al cultivarla en beneficio del prójimo, porque utilicé para aplicarla todos mis recursos naturales. Perdona Señor, si no pude cumplir mejor el deber sagrado de servirla, transmitiendo a los hombres y a los espíritus menos esclarecidos que yo el Bien que ella misma me concedió”. Así en el crepúsculo de mi penosa marcha por la Tierra, recuerdo y dejo a los lectores de buena voluntad parcelas de mí misma, en las confidencias que aquí aparecen, patrimonio sagrado de quien nada poseyó en este mundo, ni siquiera un hogar. Y a los amados guías espirituales que me amaron y apoyaron en la jornada espinosa que se acaba, les doy el testimonio de mi veneración.
                                         
DESCARGAR LIBRO

Río de Janeiro, 29 de junio de 1966
YVONNE A. PEREIRA




sin comentarios

CENTRO DE ESTUDIOS ESPIRITAS SIN FRONTERAS

TEF. MOVIL: +34 647403606

Copyright © 2012 · Todos los derechos reservados | Política de Privacidad | Política de Cookies
Regreso al contenido